Cómo Conformar Equipos Ágiles.

Para quien no está familiarizado con el termino de agile le podemos mencionar que es el conjunto de marcos de trabajo que se caracterizan por su rapidez y flexibilidad de adaptarse a las condiciones cambiantes del mercado.  
Se ha demostrado que estos marcos de trabajo ayudan a los negocios a prosperar y tener resultados extraordinarios en entornos de volatilidad creciente, con mucha incertidumbre, complejidad y ambigüedad, como lo es el contexto actual. 
Desde sus orígenes en el desarrollo de software, Agile ha crecido y evolucionado hasta convertirse en un movimiento global cuyos principios y valores han logrado potenciar la productividad y generar constantemente mayor valor para el cliente, a diferencia de los modelos tradicionales de gestión de proyectos. 
La forma Agile de gestionar una organización, redefine el concepto mismo de corporación que ha prevalecido en los últimos cien años. Para Agile, una organización se concibe como un organismo vivo que crece, aprende, se adapta y que está en un fluir constante para aprovechar nuevas oportunidades que le permitan añadir mayor valor al cliente. 
Agile logra detectar y eliminar los esfuerzos que no están añadiendo valor al cliente y entiende que la clave del éxito no es hacer más trabajo de forma rápida; en lugar de ello, considera que la clave es ser capaces de generar más valor con menos trabajo pudiendo entregar resultados rápido. 

 LAS PERSONAS COMO EL EJE CENTRAL DE AGILE 

Los especialistas coinciden en que el éxito de agile radica en el buen funcionamiento de los equipos de trabajo. Para realizar la transición hacia Agile, los líderes deben aprender y practicar una nueva forma de pensar y una serie de habilidades para aplicarlas en el diseño de una nueva arquitectura y cultura organizacional. 
El ser y actuar Agile abarca la forma en que las personas entienden el funcionamiento de las organizaciones, la forma en que se trabaja en equipo, las metas a las cuales aspiran, los valores que comparten y la manera en la cual se comunican. De acuerdo con uno de los manifiestos de Agile que dice: “Los individuos y las interacciones se valoran más que las herramientas y los procesos”. 
Agile reconoce que mejorar las capacidades de quienes hacen el trabajo depende de dotar de autonomía a los grupos autogestionados en un entorno de parámetros de control más amplios. Se valora la transparencia y la mejora continua por sobre la predictibilidad y la eficiencia. Prioriza las interacciones en conversaciones abiertas por sobre las relaciones estrictamente jerárquicas.  
Cuando Agile se realiza correctamente, todos los equipos que conforman la organización están en exploración constante para entregar mayor valor al cliente. Esto dota de sentido al trabajo que cada persona realiza, lo que es percibido por el cliente y se traduce en buenas ganancias para la empresa. 

CÓMO SE CONFORMA UN EQUIPO AGILE 

Los equipos ágiles encarnan el “nosotros” en lugar de el “yo”. Nada es más satisfactorio que compartir la aventura de crear algo que sea realmente significativo con compañeros de equipo. El objetivo de los equipos en Agile es que sistemáticamente logren una ejecución disciplinada y la innovación continua. 
Los equipos ágiles son como personas, les toma tiempo crecer y desarrollarse, un modelo de conformación de equipos comúnmente utilizado en el contexto Agile es el propuesto por Bruce Tuckman que establece las siguientes fases: 

En sus etapas de desarrollo avanzadas, los equipos Agile logran que sus miembros confíen unos en otros, entiendan las fortalezas de cada uno y con base en ese entendimiento, optimizan la liberación de entregables de valor.
Además de los valores en común, no existe una fórmula para el equipo Agile perfecto. Algunos implementan Scrum, mientras otros usan 
Kanban. La mayoría de los equipos ágiles contienen todas las habilidades requeridas, pero hay otros que en ocasiones requieren incorporar especialistas para trabajos específicos.
Agile cambia de la conformación de equipo en silos a una integración cimentada en la transparencia. Sostener los equipos agiles implica cierta disciplina organizacional, pero proteger a los equipos es una inversión. Cuando es introducido un cambio (por una nueva contratación o la partida de un colaborador) el equipo vuelve a la fase de “conformación” mientras asimila el cambio. Es importante mencionar que alcanzar la fase de “Desempeño” se dificulta si la composición del equipo cambia mucho.
Dos de los pilares para el sostenimiento de los equipos ágiles son el mentoring continuo y el conjunto de habilidades compartidas. Uno de los grandes beneficios de trabajar en equipo es que los colegas aprenden uno de otro y realizan mentoring entre sí. La mentoría no es sólo una actividad para que los miembros novatos aprendan de los más experimentados, todos en el equipo aprenden de los demás. Así, el impacto generado por el equipo como un todo, es mayor que la suma del impacto generado por cada uno de los miembros de manera individual.
En cuanto al conjunto de habilidades compartidas, éste permite desbloquear el poder del equipo para realizar trabajo heterogéneo ampliando el espectro de habilidades de cada miembro del equipo, al tiempo que previene el riesgo de depositar en algún miembro el peso de ser el único con las habilidades para determinadas funciones, lo que elimina presión al equipo.
Cada fase de desarrollo del producto o servicio se apoya en equipos ágiles, conforme el producto se desarrolla, los equipos trabajan en cada fase y aprenden más acerca del producto y del mercado. Independientemente de en qué fase de desarrollo del producto o servicio colabore el equipo, agile puede lograr que el equipo entregue antes y de forma más divertida.

Quieres aprender más sobre Agile.