Lean Startup

” El éxito en Startup, se puede diseñar siguiendo los procesos de la organización, lo que significa que se puede aprender, lo que significa que se puede enseñar “. – Eric Ries

Lean Startup proporciona un enfoque científico para crear y administrar startups y obtener un producto deseado para las manos de los clientes más rápido. El método Lean Startup te enseña cómo conducir un startup: cómo dirigirte, cuándo girar, cuándo perseverar, y cuando hacer crecer un negocio con la máxima aceleración. Es un enfoque basado en principios para el desarrollo de nuevos productos.

Demasiados startups comienzan con una idea de un producto que creen que la gente quiere. Luego pasan meses y hasta años perfeccionando ese producto sin que este salga a la luz, inclusive ni en una forma rudimentaria o en pruebas piloto. Cuando no logran llegar a una amplia aceptación por parte de los clientes, a menudo se debe a que nunca hablaron con posibles clientes y determinaron si el producto era interesante o no. Cuando los clientes finalmente se comunican, a través de su indiferencia, ya ha sido demasiado tarde para generar y adaptar los posibles cambios y dar valor a sus clientes.

Eliminar la incertidumbre

La falta de un proceso de gestión a medida ha llevado a muchas Startups o, como los llama Ries, a “una institución humana diseñada para crear un nuevo producto o servicio en condiciones de extrema incertidumbre”, para abandonar todo el proceso. Toman un enfoque de “solo hazlo” que evita todas las formas de gestión. Pero esta no es la única opción. Usando el enfoque de Lean Startup, las empresas pueden crear orden al proporcionar herramientas para probar una visión continuamente. Lean no se trata simplemente de gastar menos dinero. Lean no se trata solo de fallar rápido, sino de fallar barato. Se trata de poner un proceso, una metodología en torno al desarrollo de un producto.

Trabaja inteligentemente y no duro

La metodología de Lean Startup tiene como premisa que cada startup es un gran experimento que intenta responder una pregunta. La pregunta no es “¿Se puede construir este producto?” En cambio, las preguntas son “¿Debería construirse este producto?” y “¿Podemos construir un negocio sostenible en torno a este conjunto de productos y servicios?” Este experimento es más que solo investigación teórica; es un primer producto, si tiene éxito, le permite a un gerente comenzar su campaña: alistar a los primeros en adoptar, agregar empleados a cada experimento o iteración adicional y, finalmente, comenzar a construir un producto. Para cuando el producto esté listo para ser distribuido ampliamente, ya tendrá clientes establecidos. Ha resuelto problemas reales y ofrece especificaciones detalladas de lo que se necesita construir.

Desarrollar un MVP

Un componente central de la metodología Lean Startup es el ciclo de retroalimentación de construir-medir-aprender. El primer paso es descubrir el problema que debe resolverse y luego desarrollar un producto viable mínimo (MVP) para comenzar el proceso de aprendizaje lo más rápido posible. Una vez que se establece el MVP, una startup puede trabajar para ajustar el motor. Esto implicará mediciones y aprendizaje, y debe incluir métricas accionables que puedan demostrar la pregunta de causa y efecto.

La startup también utilizará un método de investigación de desarrollo llamado “Five Whys” (Cinco porqués), haciendo preguntas simples para estudiar y resolver problemas en el camino. Cuando este proceso de medición y aprendizaje se realiza correctamente, quedará claro que una empresa está moviendo los controladores del modelo comercial o no. Si no, es una señal de que es hora de pivotar o hacer una corrección estructural del curso para probar una nueva hipótesis fundamental sobre el producto, la estrategia y el motor del crecimiento.

Aprendizaje validado

El progreso en la fabricación se mide por la producción de productos de alta calidad. La unidad de progreso de Lean Startups es un aprendizaje validado, un método riguroso para demostrar el progreso cuando uno está inmerso en un terreno de incertidumbre extrema. Una vez que los empresarios acepten el aprendizaje validado, el proceso de desarrollo puede reducirse sustancialmente. Cuando te centres en calcular qué es lo correcto para construir, lo que los clientes quieren y pagarán, no tienes que pasar meses esperando que el lanzamiento de una versión beta del producto cambie la dirección de la empresa. En cambio, los empresarios pueden adaptar sus planes de manera gradual, pulgada a pulgada, minuto a minuto.

Desarrolla nuevos productos en un tiempo más rápido para tus clientes.